Aprobada la Ley Rider: ¿en qué consiste?

La semana pasada se aprobó la Ley Rider, no exenta de polémica. Ministerio, sindicatos y patronal han estado negociando hasta elaborar un texto que cambie la forma en la que los riders se relacionan laboralmente con las empresas que les proporcionan trabajo, aunque son muchos los riders que no están de acuerdo con esta regularización

¿Qué es un rider?

En inglés existe el verbo to ride que significa ‘montar’, normalmente a caballo, en moto o en bicicleta. ‘Riders’ es la palabra que se ha utilizado para definir a aquellos trabajadores de entrega de paquetería instantanea o reparto de comida a domicilio utilizando una bicicleta o una moto.

Una de las características de los rides, la que ha traído más polémica, es que las empresas de reparto han basado su relación laboral con los trabajdores usando la fórmula del autónomo. Ellos proporcionan una app que te avisa de pedidos que hay que recoger y entregar, y el que quiera atender dichos pedidos libre es de hacerlo y cobrarlo.

Para muchos de estos riders, esta relación se parecía más a un falso autónomo que a un autónomo real: personas que trabajaban a jornada completa para una de estas compañías. Sin embargo para otros riders este cambio de relación según la ley les supone un problema ya que era riders para varias compañías (aceptando el primer pedido que hubiera disponble, fuera de quien fuera) o incluso algunos tenían otros trabajos y usaban estos pedidos para complementar su sueldo, teniendo ahora que dejar de hacerlo al no poder compatibilizar ambos trabajos.

¿Qué cambia la Ley Rider?

Las compañias deberan ofrecer de alta a los trabajadores en la Seguridad Social o recurrir a subcontratas (como las ETTs) que hayan hecho lo propio, liberando a los repartidores de tener que abonar la cuota de autónomos. Entonces, estos empleados dejaran de ser autónomos como hasta la actualidad para pasar a estar contratados por la compañía. La norma ordena además a todas las compañias que trabajen con algoritmos a ceder a los sindicatos la información que relacionen a estos con las condiciones de trabajo.

Tras el acuerdo alcanzado en marzo por parte del Ministerio de Trabajo y Economía Popular, CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme, en el BOE de 12 de mayo de 2021, se ha anunciado el Real Decreto-ley 9/2021, de 11 de mayo, por el que se modifica el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, para asegurar los derechos laborales de estos trabajadores que se dedican al reparto a través de apps móviles.

Esta ley agrega una letra d) al apartado 4 del artículo 64 al ET, relativo a los derechos de información y consulta de la representación legal de la gente trabajadoras para admitir el derecho del comité de compañía a «ser informado por la compañía de los parámetros, reglas e normas en los que se fundamentan los algoritmos o sistemas de IA (inteligencia artificial) que afectan a la toma de elecciones que tienen la posibilidad de incidir en las condiciones de trabajo, el ingreso y cuidado del empleo, incluida la preparación de perfiles».

Por otro lado, subiendo a letra de ley los criterios y parámetros señalados por el Tribunal Supremo que han culminado con la Sentencia 805/2020, de 25 de septiembre, agrega una novedosa disposición vigesimotercera en el ET para detallar la presunción de laboralidad de la actividad de la gente que presten servicios retribuidos firmes en el reparto o organización de cualquier clase de producto de consumo o mercadería, de parte de empleadoras que ejercen las facultades empresariales de organización, dirección y control directamente, indirecta o implícita, por medio de la administración algorítmica del servicio o de las condiciones de trabajo, por medio de una interfaz digital.

Este RDL 9/2021 entra en vigor a los tres meses desde su publicación en el BOE, oséa el 12 de agosto de 2021.